Desarrollo del espíritu emprendedor de la mujer en el contexto global


La creación de negocios, ha estado presente en la sociedad desde miles de años atrás y en ello se basan el desarrollo social y económico de los pueblos, sin embargo el emprendimiento como tal surge como un área de interés desde hace pocos años atrás, aproximadamente en los años 70 empieza a ganar importancia de la mano de investigaciones como las de De Carlo y Lyons,1979; Pellegrino y Reece, 1982; más, la mayoría de éstos trabajos se hicieron tratando de identificar cuáles son las principales motivaciones para emprender así como los factores que influyen de una u otra manera en la creación del espíritu emprendedor, los primeros estudios se hicieron a inicios de los años 30, no fue sino hasta pasada la década de los 70 en la que se empieza a considerar al emprendimiento como un área de estudio (Jennings y Brush, 2013).

La definición de emprendimiento señalada con la RAE (Real Academia de la Lengua Española) señala que el hecho de emprender encierra dificultad o peligro. (RAE, 2017), que vienen de la mano del riesgo al invertir dinero y
demás recursos en un proyecto al que le apostamos todo.   Es por esta razón que muchas veces se  consideraba que el espíritu de un emprendedor arriesgado era cuestión de hombres, situación que es desestimada en la actualidad por la cantidad de mujeres emprendedoras que han alcanzado éxito en el campo profesional y empresarial en la mayoría de países en el mundo. Esto de la mano de políticas gubernamentales que fomentan la equidad de género.

De hecho, en los últimos años diferentes países han establecido algunas medidas de inserción a la mujer en el ámbito directivo. Ejemplo de ello son las medidas desarrolladas por la Unión Europea con las políticas de cuotas, que han ido estableciéndose como leyes en países que hoy llevan la batuta en este aspecto como lo son: Noruega, Francia, Alemania y España donde por cada diez emprendedores en fase inicial seis son hombres y cuatro son mujeres según los datos del Global Entrepreneurship Monitor -GEM- (2016), ONU Mujeres señala además que Rusia tiene la proporción más alta de mujeres en cargos de alta dirección con un 43%.  En el caso de Latinoamérica, países como Colombia, Brasil, Chile y Ecuador, están encabezando las listas en cuanto a promoción de leyes para el fomento del emprendimiento; en Ecuador por ejemplo se incorporó desde hace algunos años la cátedra de Emprendimiento dentro del pensum académico de educación media, cuya finalidad es motivar tanto a hombres como a mujeres sobre la importancia de la creación de empresas.  Es por esto que varias investigaciones se han volcado a determinar factores internos que motivan tanto a hombres como mujeres a emprender, y son pocas las investigaciones que analizan la influencia del contexto en el desarrollo del espíritu emprendedor, específicamente en el caso de la mujer. 

La investigación que realizamos está entonces ligada a determinar factores del entorno social tales como:  familia y amigos y cómo influyen en el deseo de crear una empresa de la mujer (Stayaert y Katz, 2004).  Los primeros resultados de la investigación documental están presentes en el siguiente enlace: Ver artículo

Artículo escrito por:
María Eulalia Chávez Rivera

Basado en la investigación de:
María Eulalia Chávez Rivera
Byron Erazo Cisneros

Comentarios

Entradas populares de este blog

Extracción de Pectina por Hidrólisis Ácida de la Cáscara de la Naranja

Formas de producción más limpia desde el hogar

Los Ángeles sin electricidad, ¿en Ecuador nos podría pasar?